Elon Musk, el magnate detrás de SpaceX, se encuentra en el centro de una polémica tras múltiples denuncias de acoso sexual presentadas por empleadas de su empresa.

Las denuncias de acoso sexual contra Elon Musk han salido a la luz a través de testimonios de exempleadas de SpaceX. Ellas aseguran haber sido víctimas de comportamiento inapropiado por parte del CEO. Estas alegaciones incluyen comentarios sexuales inapropiados y propuestas indecentes, generando un escrutinio significativo hacia la cultura de la empresa.

Las acusaciones contra Musk no son nuevas. En 2022, Business Insider reveló que SpaceX pagó 250,000 dólares a una exazafata de la empresa para resolver una denuncia. En ella se acusaba a Musk de haberle hecho proposiciones sexuales inapropiadas.

Esta información fue ampliamente divulgada y criticada, poniendo en duda la ética laboral dentro de la compañía espacial.

Caballos por un masaje

Recientemente, siete exempleados de SpaceX han presentado nuevas denuncias por acoso sexual y discriminación de género. Una de las denunciantes, Holland Thielen, relató haber sido excluida de reuniones y decisiones importantes, y cómo sus quejas sobre el comportamiento inapropiado de un compañero fueron desestimadas con comentarios sexistas por parte de un gerente.

Según reporta Hipertextual, otra acusación grave involucra a Musk haciendo comentarios inapropiados y sugiriendo intercambios sexuales a cambio de beneficios, como en el caso de la oferta de un caballo a cambio de un masaje. Este tipo de comportamiento ha sido descrito como frecuente y normalizado dentro de la empresa, creando un ambiente de trabajo tóxico para muchas empleadas​.

La respuesta de SpaceX

La presidenta de SpaceX, Gwynne Shotwell, defendió públicamente a Musk, negando las acusaciones y afirmando que conoce a Musk lo suficiente como para asegurar que no se comportaría de manera inapropiada.

Sin embargo, las demandas y testimonios de los empleados presentan una imagen diferente, donde la cultura de la empresa parece tolerar y, en algunos casos, incluso fomentar el acoso sexual.

La reacción dentro de SpaceX ha sido mixta. Mientras algunos empleados han expresado su apoyo a Musk, otros han criticado abiertamente su comportamiento a través de cartas y peticiones internas, pidiendo una reevaluación de las políticas de acoso y una mayor responsabilidad por parte de los líderes de la empresa. Estos movimientos han llevado al despido de varios empleados que participaron en la redacción y distribución de dichas cartas, intensificando aún más la controversia​​.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *