26 de febrero de 2024

A dos años de iniciada su Administración, la gobernadora Maru Campos afirmó que se trabaja para que al finalizar su sexenio, se pueda disminuir la brecha de marginación y rezago social en los 19 municipios ubicados en la Sierra Tarahumara.

“Falta camino por recorrer, pero el gran objetivo es heredar justicia para nuestros hermanos de la Sierra”, expresó la mandataria.

El objetivo, dijo, es que cada hogar tenga el alimento necesario, la salud adecuada y que absolutamente nadie se quede atrás.

Reconoció a quienes trabajan por alcanzar este objetivo, que son los Coordinadores Comunitarios de Salud (COCs): “Personas extraordinarias, que son ejemplo de esa fuerza y corazón, que con incansable trabajo y el mayor sentido de humanidad, nos ayudan a llegar a todos los rincones de la Sierra para apoyar a nuestros hermanos chihuahuenses”.

Agradeció a la sociedad civil, que ha sumado su compromiso, solidaridad y apoyo a esta causa, por su presencia, generosidad, entrega y permanente disposición de cooperación.

Destacó que en lo referente al campo chihuahuense a inicio del año pasado los productores se quedaron sin opción de financiamiento para iniciar sus cultivos, ante la lamentable desaparición de Financiera Nacional de Desarrollo (FND).

Precisó que su Gobierno optó por no quedarse de brazos cruzados, por lo que firmó un convenio con el Banco de México, para ofrecer garantías líquidas a los agricultores.

“Así logramos colocar 180 millones de pesos para productores y empresas agropecuarias, a fin de que pudieran empezar su ciclo agrícola en el 2023. En 2024 la meta es duplicar esta cantidad”, subrayó.

Añadió que ante la situación crítica generada por la sequía extrema que afecta la entidad, se emitió una declaratoria de emergencia y desde entonces, su Gobierno dedicó esfuerzos importantes en garantizar la alimentación de las familias de la zona serrana y apoyar a los productores.

Afirmó que aunque la sequía es fuerte, es más fuerte la unión y el trabajo en equipo, por lo que abandonarán a quienes, con sus manos, arrancan prosperidad a la precariedad de esta tierra desértica.

Por eso, a través de los programas recurrentes se respaldó a más de 15 mil productores con apoyos directos de semilla, insumos, mejoramiento genético, infraestructura y equipamiento, pago por servicios ambientales, así como distintos programas y servicios que son operados de manera permanente,

Además, en colaboración con el Fideicomiso para el Fomento de las Actividades Productivas en el Estado de Chihuahua (Fideapech), se dispuso de un fondo inicial de 30 millones de pesos, para créditos con tasas preferenciales dirigidos al pequeño productor.

“Cada vez que sea necesario reforzaremos nuestros propios mecanismos y apoyos, redoblaremos esfuerzos y encontraremos la manera para hacer posible que los apoyos lleguen a cada rincón del estado”, puntualizó la titular del Ejecutivo.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *