26 de febrero de 2024

Un escalofriante caso de violencia familiar ha conmocionado a la ciudad de El Alto, Bolivia, donde una joven de 18 años fues agredida por su propia madre después de confesarle que fue víctima de abuso sexual por parte de su padrastro.

El horrendo suceso tuvo lugar en el domicilio de la familia, donde la madre, en estado de ebriedad, arrojó agua hirviendo a su hija como respuesta a la impactante revelación.

La víctima, con quemaduras de primer y segundo grado en su rostro, cuello y pecho, fue trasladada al Hospital de Clínicas para recibir atención médica, de acuerdo al medio Debate.

Era víctima de abuso sexual por parte de su padrastro
Según Christian Chipana, jefe de Atención Integral de Familia de la alcaldía alteña, la joven había confesado días antes el presunto abuso sexual, detonante del acto violento por parte de su madre.

El incidente ocurrió durante una reunión en la que la madre y el padrastro consumían bebidas alcohólicas. La agresora, detenida por la Policía, utilizó una mezcla de agua hervida y alcohol para atacar a su hija.

El Ministerio Público anticipa presentar una imputación por homicidio en grado de tentativa.

Este brutal episodio ha suscitado una investigación para esclarecer el presunto abuso sexual y localizar al padrastro.

Las autoridades buscan abordar integralmente esta tragedia familiar, resguardando el bienestar de la joven y asegurando la debida acción legal contra los responsables de tan repudiable acto de violencia.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *