26 de febrero de 2024

¡América es campeón! La 14 ya llegó y ha confirmado al equipo americanista como el más ganador de la historia y como el verdadero villano para Tigres. 3-0 final, 4-1 global.

La visita quiso sorprender muy rápido. El conjunto felino no se intimidó con un escenario pletórico en la capital y quiso crear peligro, de inmediato fue agresivo. Javier Aquino mandó un centro que estuvo a punto de ser rematado por André-Pierre Gignac, pero Igor Lichnovsky se atravesó a tiempo. El delantero francés tuvo una más con un disparo de volea que pasó muy cerca del poste. Los avisos fueron de los de la UANL. América se salvó.

Tigres se sintió más cómodo, llevó el control del juego, pero no pudo reflejarlo en el marcador. Las Águilas no se encontraron en su territorio.

Tuvo que pasar casi media hora para que pasara algo interesante. Quiñones centró por izquierda, la defensa auriazul no pudo cortar y Diego Valdés la prendió con una volea potente que el Patón alcanzó a atajar. El propio argentino festejó su reacción. Del otro lado no se quedaron atrás. Gignac volvió a rematar y ahora fue Malagón el que salvó su meta. Si el marcador no se movió fue gracias a los dos porteros que atajaron todo.

Y también a las fallas. Julián Quiñones pudo adelantar a los azulcremas en el último minuto del primer tiempo, pero su remate salió desviado. El naturalizado perdonó la más clara.

En el complemento siguió el respeto en el terreno de juego. Ninguna institución quiso arriesgar. Más era el miedo a perder por cualquier mínimo error que la intención de ofender para adelantarse. Eso hizo un juego de pocas emociones, de unos cuantos disparos y nada más.

Las Águilas se volvieron a salvar. Un disparo de Rafael Carioca, propiciado por un resbalón de Jona dos Santos, pegó en el travesaño y botó fuera para el alivio de todos los asistentes azulcremas. El juego siguió sin un claro dominador, pero sí hubo más intenciones del equipo local.

El panorama se aclaró para las Águilas con la expulsión de Fulgencio. Con un hombre de más, América buscó el gol del gane, estuvo a punto de lograrlo, pero de nuevo Guzmán salvó su meta. Diego Valdés falló un mano a mano con el portero.

El tiempo extra llegó. Apenas a los 35 segundos, aquel hombre despreciado en Tigres, se sacó la espina con un gol. Quiñones abrió el partido y desesperó a Guzmán, quien salió expulsado por doble amonestación. Primero por reclamar y la segunda por cortar un avance de gol. El tanto de Richard Sánchez y el tercero de Cabecita Rodríguez llegaron en consecuencia, ya con un felino rendido y sólo le puso más dolor a la herida universitaria.

¡América campeón! La estrella 14 ha llegado a Coapa y sólo ha confirmado que grande sólo hay uno.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *