site loader
24 de enero de 2023 El tirador de Monterey Park: Un vistazo a una vida ‘miserable y desesperada’

Dos semanas antes de emprender una matanza a tiros en un estudio de danza de Monterey Park, Huu Can Tran se presentó en el vestíbulo de una comisaría a 130 kilómetros de distancia para denunciar unas acusaciones inverosímiles.

El hombre, de 72 años, dijo a la policía de Hemet, una pequeña ciudad al este de Los Ángeles que miembros de su familia habían intentado envenenarle muchos años antes. También afirmó haber sido víctima de fraude y robo, según el relato policial. Prometió volver con pruebas, pero nunca lo hizo.

Las extrañas visitas, que hizo con dos días de diferencia a principios de este mes, ofrecen una visión de la mente perturbada del hombre que abrió fuego contra una multitud festiva en Star Ballroom Dance Studio en Monterey Park en la víspera del Año Nuevo Lunar, matando a 11 personas e hiriendo a otras nueve. Tras el tiroteo, Tran se dirigió a otro estudio cercano, aparentemente con la intención de seguir matando, pero un hombre le arrebató el arma y logró escapar.

El lunes, los investigadores seguían trabajando para tratar de entender lo que empujó a Tran a tal violencia, centrándose en su frecuente asistencia a los dos estudios de danza y la posibilidad de que fuera impulsado por los celos o algún otro resentimiento personal, según fuentes policiales.

El sheriff del condado de Los Ángeles, Robert Luna, ofreció el lunes nuevos detalles sobre el oscuro mundo que habitaba Tran. Durante el registro de su casa el domingo por la noche en un parque de casas móviles en Hemet, Luna dijo que la policía encontró cientos de cartuchos de munición y descubrió pruebas de que Tran estaba “fabricando supresores caseros de armas de fuego”, que amortiguan el sonido de un arma al disparar. Añadió que, al parecer, Tran había sido detenido una vez, en 1990, como sospechoso de tenencia ilícita de un arma de fuego.

Y en el lugar del tiroteo, los investigadores recuperaron 42 casquillos -uno por cada una de las balas que Tran disparó-, una pistola fabricada en China y un cargador de gran capacidad, dijo Luna.

Lo demás que se sabe sobre el pistolero es lo que se desprende de los escasos rastros en papel dejados por una insignificante batalla judicial sobre un depósito de seguridad y un divorcio, así como de los relatos de algunos vecinos y amigos. En conjunto, ofrecen un retrato fragmentado de un hombre solitario y amargado al que el baile puede haberle ofrecido un poco de respiro en una vida vacía.

Un antiguo amigo de Tran, que también fue su inquilino durante años y acabó demandándole en 2014 cuando Tran se negó a devolverle íntegramente el depósito, describió a Tran como un hombre solitario que rara vez recibía visitas y que solía estar solo excepto cuando bailaba en el Star Studio o en el Lai Lai Ballroom & Studio, donde condujo después del tiroteo.

“Dos simples palabras que lo abarcan todo. Es una persona desconfiada. Desconfía de la gente que le rodea. La segunda palabra es odio. Odia a la gente que le rodea, especialmente si pensaba que alguien le estaba haciendo mal”, dijo el antiguo inquilino, que pidió no ser identificado. “Decía: ‘Algún día me vengaré de ti, me vengaré’.

Después de su disputa judicial, los hombres siguieron siendo amigos y se mudaron a apartamentos en el mismo complejo, dijo el hombre. Además de bailar, a Tran le gustaba ir a comer. Los dos iban a restaurantes a comer, nunca a cenar, y comían alimentos básicos chinos clásicos, como albóndigas.

Sabía que Tran trabajaba muy poco tiempo como limpiador de alfombras para restaurantes. “Rara vez le veía salir a trabajar”, dice. “Ese era el único trabajo que tenía. Llevaba una vida muy sencilla”.

Su relación, antaño cordial, se agrió cuando se marchó durante un mes a visitar Taiwán, disgustando a Tran sin motivo claro. A su regreso, Tran le dio la espalda.

El antiguo amigo dijo que Tran hablaba de vez en cuando de su exmujer, quejándose de que le había llevado por mal camino convenciéndole de que cerrara un negocio de camiones que tenía y vendiera su camión.

Los registros de negocios presentados ante el estado muestran Tran comenzó Tran’s Trucking Inc. en 2002 y registró la empresa en San Gabriel. La disolvió dos años después.

Se casó con su mujer en junio de 2001 y la pareja solicitó el divorcio en diciembre de 2005, según consta en los registros judiciales. No fue posible contactar con la mujer para que hiciera comentarios.

Tran parecía feliz sólo cuando bailaba, dijo el antiguo amigo.

“Ésos eran los dos únicos sitios a los que iba casi todas las noches”, dijo el hombre, refiriéndose al estudio de Monterey Park y al segundo estudio de Alhambra, adonde se dirigió justo después del tiroteo.

Una residente de Monterey Park que se identificó sólo como Grace dijo que había ido al estudio de danza, la última vez en diciembre, y conocía a muchas personas que iban regularmente.

En un grupo de WeChat, dijo, los clientes del estudio estaban compartiendo informes no confirmados de que Tran había estado celoso de que una mujer que conocía había ido a bailar sin él el sábado por la noche y que fue a los estudios en un ataque de ira en busca de ella.

Tran vivía en Lakes at Hemet West, un parque de casas móviles cuyo cartel lo anunciaba como “una comunidad de vida activa para mayores de 55 años”, según un registro público y fuentes policiales. Un guardia de seguridad rechazó a un periodista del Times en la puerta principal el domingo por la noche.

Una residente del lugar, Karen Howard, dijo que Tran “parecía un vecino perfectamente normal”.

“No le conocía bien”, dijo. “No creo que nadie lo hiciera”.

Antes de trasladarse a Hemet, Tran vivió durante muchos años en una pequeña casa de estuco blanco en San Gabriel con rejas en puertas y ventanas y un naranjo en el jardín delantero, según un vecino.

El hombre vivía enfrente de Tran, al que conocía como Andy, y lo describió como un vecino educado que le ayudaba a arrancar su coche.

“Era amable con nosotros, pero muy reservado”, dijo el vecino, que no quiso dar su nombre porque no quería que se le relacionara con Tran. Nunca reveló mucho de su pasado y se guardaba para sí su vida personal, dijo el vecino.

Al parecer, una mujer vivió en la casa con Tran durante algunos periodos, pero “la mayor parte del tiempo estaba solo”, dijo el vecino. Añadió que, a lo largo de los años, la policía acudió varias veces a la casa por motivos desconocidos.

Cree que Tran tenía un negocio de limpieza de alfombras. Recuerda que conducía una furgoneta de carga blanca parecida a la que conducía Tran cuando la policía lo detuvo en Torrance el día después del tiroteo, aunque esa furgoneta parecía más nueva. Tran fue hallado muerto al volante de un disparo autoinfligido.

Tran no parecía ser un hombre rico, pero tenía un viejo Rolls-Royce beige aparcado detrás de su casa y conducía un Mercedes-Benz que funcionaba con biodiésel, dijo el vecino. “De vez en cuando lo sacaba”, recuerda sobre el Rolls-Royce.

James Densley, presidente de la organización sin ánimo de lucro Violence Project, que realiza un seguimiento de los tiroteos masivos, dijo que Tran es el tirador de más edad en la base de datos de la organización, que data de 1966. En su opinión, los tiroteos masivos “siempre pretenden ser un acto final” del autor, ya sea un suicidio, la muerte o el eventual encarcelamiento.

“Creo que eso es quizá lo más importante: ¿Qué sería suficiente para llevar a un hombre de 72 años a perpetrar un crimen como éste?”. dijo Densley. “Creo que a lo que realmente se reduce es a que han llegado a su punto de ruptura final y ya no les importa si viven o mueren”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.