site loader
16 de octubre de 2021 El empresario Álex Saab es extraditado a EE. UU. y se interrumpe el diálogo en Venezuela

El empresario Álex Saab es extraditado a EE. UU. y se interrumpe el diálogo en Venezuela

El empresario colombiano, acusado por lavado de dinero y presunto testaferro de Nicolás Maduro, fue extraditado a Estados Unidos desde Cabo Verde, donde se encontraba detenido desde el 12 de junio de 2020. El Gobierno venezolano calificó el hecho de «secuestro» y, como represalia, interrumpió el diálogo con la oposición, cuya cuarta sesión debía empezar este 17 de octubre en Ciudad de México.

Luego de 16 meses, el empresario colombiano Álex Saab fue extraditado desde Cabo Verde hacia Estados Unidos. Saab, quien fue detenido en el 12 de junio de 2020 cuando su avión hizo una parada técnica en el aeropuerto internacional Amilcar Cabral de la isla de Sal, era reclamado por las autoridades estadounidenses debido a acusaciones de lavado de dinero.

Saab, que tiene doble nacionalidad colombiana y venezolana, llegó a Miami en un avión del Departamento de Justicia de Estados Unidos, organismo que también confirmó su extradición. En principio, su primera comparencia en la corte sería el próximo lunes.

La medida se concretó luego de que el jueves, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde, quien había considerado constitucional la extradición el 7 de septiembre de este año, enviara la orden definitiva a la Fiscalía General caboverdiana para hacerla efectiva.

El diálogo en Venezuela, interrumpido tras la extradición

La primera consecuencia del traslado del empresario fue la cancelación de los diálogos entre el Gobierno venezolano y la oposición en México.

Tras culpar a Colombia, Estados Unidos y a la oposición de la situación, el presidente de la Asamblea Legislativa y jefe de la delegación oficialista en las conversaciones, Jorge Rodríguez, aseguró que no asistirán a la cuarta ronda que debía comenzar este 17 de octubre en Ciudad de México “como expresión profunda de nuestra protesta frente a la brutal agresión contra la persona y la investidura de nuestro delegado Álex Saab”.

Cabe recordar que, pese a su detención en Cabo Verde, el empresario había sido nombrado miembro de la delegación gubernamental en los diálogos con la oposición.

Además, en un comunicado, desde el Ejecutivo de Nicolás Maduro calificaron la extradición de Saab como un «secuestro» a cargo de Estados Unidos, «en complicidad con autoridades de Cabo Verde».

Por su parte, referentes de la oposición venezolana celebraron la extradición de Saab. «No hay intocables. Tarde o temprano todos los que han saqueado a Venezuela y cometido delitos de lesa humanidad van a caer. La justicia siempre llega. Luego de un proceso largo y complejo es extraditado a EE. UU. Álex Saab, el mafioso mayor de Maduro, (su esposa) Cilia Flores y su entorno», aseveró el opositor Carlos Vecchio en su cuenta de Twitter.

En la misma línea, el exdiputado Julio Borges indicó que «la extradición de Álex Saab a EE. UU. es un paso fundamental que conduce a la justicia y a la verdad ante lo que ha sido el saqueo, la corrupción y la red de crimen organizado que hoy sostiene y alimenta al régimen de Maduro».

A las celebraciones se sumó el líder opositor Juan Guaidó, quien a la vez condenó la «irresponsable suspensión» de los diálogos en México. También afirmó que los funcionarios chavistas «evaden de nuevo la atención urgente al país, que hoy sufre con 76,6 % de pobreza extrema».

Por otro lado, el presidente colombiano Iván Duque consideró que la extradición de Saab «es un triunfo en la lucha contra el narcotráfico, el lavado de activos y la corrupción que ha propiciado dictadura de Nicolás Maduro». «Colombia ha apoyado y seguirá apoyando a los EE.UU. en investigación contra red de crimen trasnacional liderada por Saab», subrayó.

Un largo periplo judicial que llega a su fin con la extradición

El traslado de Álex Saab a Estados Unidos puso fin a 16 meses de batalla judicial. Los abogados de Saab iniciaron apelaciones en las que argumentaban que la detención se llevó a cabo de manera inconstitucional, ya que, según la defensa, el empresario fue arrestado por una circular roja de Interpol enviada por Estados Unidos de forma extemporánea.

Todo el proceso, además, fue cuestionado por el Gobierno de Venezuela que, desde su arresto, aseguró que Saab era un «agente» del Gobierno que se hallaba «en tránsito» en Cabo Verde.

También la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), a la que pertenece Cabo Verde, quiso detener el pedido de extradición luego de que la corte regional del bloque catalogara el arresto de «ilegal». El gobierno caboverdiano no oyó el llamado a pesar de las advertencias de represalias por incumplir la decisión.

Por su parte, el Comité de Derechos Humanos de la ONU también había ordenado en junio de este año frenar la extradición de Saab y pidió que se garantizaran sus derechos.

Las acusaciones contra Álex Saab

El nombre del empresario Álex Saab salió a la luz cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega Díaz lo acusó en 2017 de ser uno de los presuntos testaferros del presidente venezolano Nicolás Maduro.

“En 2017 revelé con pruebas el vínculo criminal entre Álex Saab y Nicolás Maduro. Hoy la extradición del principal testaferro de la autocracia a Estados Unidos es un logro para quienes buscamos justicia contra los responsables de la tragedia y el caos que viven los venezolanos.”

Saab, nacido en Barranquilla y de ascendencia libanesa, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios al Gobierno de Nicolás Maduro.

Estados Unidos lo acusa a él y a los hijastros de Maduro de lucrarse con estas operaciones de «cientos de millones de dólares».

Con EFE y Reuters

20 de septiembre de 2021 AMLO me trato y me recibió como hijo afirma Nicolás Maduro

AMLO me trato y me recibió como hijo afirma Nicolás Maduro

Con una gorra de la selección mexicana de béisbol en la cabeza, el presidente de VenezuelaNicolás Maduro, afirmó que México «lo recibió como a un hijo» tras su participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), realizada el 17 de septiembre, en la Ciudad de México. 

«Misión cumplida en México, buena victoria de la unión latinoamericana y caribeña», declaró Maduro en su regreso a Venezuela tras su participación en la Celac, a la que fue invitado por AMLO.

Al descender de su avión junto a su esposa, Maduro afirmó que México los «recibió como hijos» durante la reunión, donde  también estuvo Miguel Díaz-Canelpresidente de Cuba, invitado por México durante las fiestas patrias.

Sin embargo, la visita de Nicolás Maduro a México no sólo fue mal vista por políticos de la oposición mexicana, sino también por los congresistas republicanos de los Estados Unidos y presidentes de otros países, que condenaron al régimen venezolano e insistieron en rechazar reconocer a ese gobierno por considerarlo una dictadura.

 

17 de septiembre de 2021 Nicolás Maduro llega por sorpresa a México para asistir a la cumbre de la CELAC

Nicolás Maduro llega por sorpresa a México para asistir a la cumbre de la CELAC

Por sorpresa y a última hora. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha aterrizado en México la noche de este viernes para participar en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebra este sábado en la capital del país. El viaje del mandatario, quien se unirá a una quincena de gobernantes de la región, ha sido comunicado a la Secretaría de Relaciones Exteriores ya entrada la noche. “Hace unos minutos, se nos confirmó que el presidente Maduro viene volando a México”, ha asegurado la Cancillería.

El líder chavista ha sido precedido por la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodriguez, que ha llegado a la Ciudad de México por la tarde y cuya participación ya estaba prevista. La última cumbre internacional en la que participó Maduro se remonta a 2018, cuando, también sin previo aviso, viajó a Nueva York con ocasión de la Asamblea General de Naciones Unidad. En 2019, en medio de una intensa oleada de protestas, voló a Moscú para buscar el apoyo de Vladimir Putin.

En marzo de 2020 Washington ofreció una recompensa de 15 millones de dólares bajo la acusación de narcoterrorismo por la captura de Maduro, que desde entonces no había salido de Venezuela. Ahora su viaje se enmarca en un contexto preciso.

En primer lugar, México es desde hace un mes el país anfitrión del enésimo intento de diálogo entre el chavismo y la oposición mayoritaria. En segundo lugar, Maduro, que ha sido recibido al igual que los otros jefes de Estado por el canciller Marcelo Ebrard, llega un día después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, hilara un alegato en defensa de la soberanía de Cuba por el Día de la Independencia y pidiera a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que levante el embargo a la isla.

La Casa Blanca se ha mostrado dispuesta a revisar las sanciones que pesan sobre el régimen chavista si sus dirigentes, encabezados por Jorge Rodríguez, muestran voluntad de diálogo con los opositores y se avienen a convocar elecciones con garantías.

14 de julio de 2021 Díaz-Canel: Dictadura para todos

Díaz-Canel: Dictadura para todos

La fórmula es de Miguel Díaz-Canel, el primer presidente castrista después de los Castro. Para Aina Vidal, la diputada de Podemos, la República de Cuba no es una dictadura, pero para quien sabe lo que se lleva entre manos, el dictador, se trata de una dictadura buena, incluso una “dictadura para todos”. Es verdad que improvisó a pie de calle estas palabras irónicas que sonarían a chiste si no fueran trágicos sus efectos. Lo hizo en el calor de su encaramiento con los manifestantes, en exacto estilo castrista, cuando se arremangó dispuesto a liarse a tortas, debidamente acompañado de su guardia personal, guayabera y bastón en mano.

Nada más democrático que un bien que no se lo quedan algunos, sino que se reparte entre todos. Aina Vidal no habría osado llegar a tal síntesis: España será una democracia fallida, como suelen decir sus amigos, pero Cuba es una dictadura democrática, se entiende que el grado más perfecto de la democracia. Ya lo habían inventado Lenin por la izquierda, con la dictadura del proletariado, y Franco por la derecha, con la democracia orgánica.

Han pasado cien años desde la instauración de la primera y más de ochenta de la segunda, todo lo sabemos sobre el Gulag y el Holocausto, las hipocresías occidentales con Franco, Salazar, Pinochet y los coroneles griegos y las orientales con Budapest, Praga, las purgas estalinistas o la mortandad del maoísmo y de Pol Pot. El socialismo real se evaporó, sustituido en los casos más lamentables por regímenes mafiosos y despóticos, y en los más eficaces, por la pérfida mezcla obtenida por China de lo peor del capitalismo y lo peor del comunismo. No importa, porque hay una izquierda que se ha quedado paralizada en el tiempo y en las ideas, incapaz de aprender de la historia y de abandonar la hemiplejia moral y política para condenar a los dictadores que consideran como suyos con la misma contundencia con la que condenan a los otros.

Cuba es un punto ciego para todas estas cegueras. Su socialismo se hundió cuando cesó el patrocinio de la Unión Soviética. Por empeño anticapitalista, no quiso apuntarse a la dudosa vía china que conducía a la democracia a través de la prosperidad. Perdió con Moscú la primera guerra fría y enlaza ahora directamente con la segunda, con Moscú al lado y Pekín al mando. Más que Joe Biden, que combate en su propio país por el derecho de voto, es decir, por la democracia, a Díaz-Canel le convenía el trumpismo, enemigo perfecto para mantener el desafío al culpable imperio americano.

La rivalidad de Biden está en China y en la eficacia de su sistema autoritario. De ahí la imprescindible ejemplaridad de las democracias de ambas orillas del Atlántico, especialmente de cara a su inmediato vecindario. Para preservar la hegemonía en el siglo XXI, Washington necesita un único rasero que pueda aplicarse a la vez a Cuba y Arabia Saudí, a Venezuela y Egipto. En vez de dictadura para todos, democracia para todos.

Fuente: El país.