site loader
27 de diciembre de 2021 No han funcionado en México, pero López Obrador lleva programas sociales a Cuba

No han funcionado en México, pero López Obrador lleva programas sociales a Cuba

Por lo pronto, para 2022 se pretende instaurar Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Cuba y Haití, y se piensa ya en República Dominicana.

El éxito de estos programas, asegura Carrillo, es que el dinero se da directamente a los beneficiarios y no con intermediarios gubernamentales de cada país.

—Desde el primer día que llegué se me dio la instrucción de que esto iba a ser una agencia con perfil humano y social, y que la prioridad debe ser que México tenga ese liderazgo que pudo haber ido perdiendo en la historia.

Nos recortaron muchísimo el presupuesto de toda la estructura. Ya no puedes hacer todo lo que hacías como agencia, tienes estas prioridades, ¿qué vas a hacer con lo que te quedó?

México y los países más próximos, Honduras, El Salvador y Guatemala, deberían tener una estrategia común, pero cada uno [está] desde su realidad.

Sabemos hacer programas sociales en México, a nivel mundial somos un ejemplo, venían de afuera para ver cómo le hacía para implementarlos y tener éxito.

¿Por qué es cuestionado que regales el dinero a la gente?, dicen que es asistencialista, pero no es regalar dinero, la visión no es regalar, es impulsar el desarrollo. Tenemos la visión en la que si dices que tienes algo de dinero, pues a circular, no lo guardes.

De ahí salió el Fondo México. El Presidente dijo: ‘Vamos usando el Fondo México completamente para estos programas’. Es decir, ya no hay que guardar, es dinero, hay que distribuirlo y hacerlo florecer, porque se multiplica.

Esa es la gran fuerza de los programas sociales como los hacemos en México. Como llega directamente el beneficiario, entonces no gastas en intermediarios y tienes rendición de cuentas.

En Centroamérica no le pasamos el dinero al gobierno, llega directo. Desde el momento en el que estás inscrito y aprobado, empiezas a recibir dinero y a gastar.

—No se les dio, está en el Banco del Bienestar. El dinero llega a la Hacienda nacional y de ahí se distribuye, pero nosotros lo que conseguimos fue que en lugar de que llegara a Hacienda, llegara directamente a cada beneficiaria y beneficiario, es un cambio de paradigma total en la cooperación internacional.

A la gente de la Amexcid lo que le dijimos es que, en lugar de contestar teléfonos, se iría a Honduras a hacer registros.

Ya es parte de las actividades de la agencia. Primero fue dialogar con los gobiernos, porque no estaba en el esquema mental que el dinero no iba a llegar a la Hacienda, sino a los beneficiarios, porque eso tiene implicaciones legales en cada país. Cómo sé que no me estás invadiendo.

—Yo tuve que ir a la Cámara Legislativa en El Salvador. Cuando fui había siete partidos diferentes con posiciones distintas, unos estaban a favor, otros no muy contentos de que México llegara directamente a depositar dinero. Porque la ayuda que venga, la cooperación, bienvenida, lo único difícil de entender era depositar el dinero.

Después del diálogo, por unanimidad se aprobó, se firmaron los documentos necesarios y luego hicimos los registros.

—No hemos llegado a eso, pero con el dinero que tenemos para cada país, 31 millones de dólares, con el número de beneficiarios que hay, unos 20 mil por país, nos alcanza para ocho meses.

Algunos ya van terminando los ocho meses, otros empezando, pues por la pandemia los registros se detuvieron.

—Es lo que hay que ver.

—Partiendo de las evaluaciones trimestrales, entrevistamos a los beneficiarios. Las personas mientras están en el programa no están pensando en migrar, esa es una gran diferencia. Más de la mitad de la gente que era beneficiaria estaba por irse y ahora menos de una está decidida a decir que si esto se acaba, no encuentro nada.

—Ahorita con Sembrando Vida, mientras tengamos beneficiarios inscritos, estamos permanente. ¿Qué va a pasar después si sale como queremos? Se va a alimentar y se va a enriquecer. Como sea, la cooperación no nada más es Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Revivió el fondo en estos meses porque es un mecanismo muy eficaz para la cooperación.

—Hay que adecuar, como la base es la misma y está en el nombre de nuestra agencia, procurar el desarrollo. Sabiendo que la meta está cumplida, hay que encontrar los mecanismos y tienes que respetar la ley y soberanía de los demás países.

—El próximo año.

—Menos. No creo que vamos a poder recuperarnos; vamos a ver de dónde; además, las poblaciones son más pequeñas.

20 de septiembre de 2021 Diaz-Canel envío médicos cubanos a México sin título y se detecta un fraude 255 MDP

Diaz-Canel envío médicos cubanos a México sin título y se detecta un fraude 255 MDP

La bancada del PAN en el Senado denunció que los gobiernos federales y de la Ciudad de México contrataron a médicos cubanos sin título para atender a pacientes con Covid-19.

El coordinador panista Julen Rementeria expuso en Twitter varios documentos que obtuvo por transparencia, en los cuales se menciona que ambos gobiernos contrataron a 585 médicos, quienes según el panista, no tienen título.

Para tal operación, las administraciones gastaron 255 millones 873,177 pesos.

Los documentos explican que la Secretaría de Bienestar, a través de un convenio de colaboración, transfirió el 21 de abril 135 millones 875,081 pesos al gobierno federal para “ayudarle en la crisis del Covid”.

Tres días después, el 23 de abril de 2020, la administración encabezada por Claudia Sheinbaum firmó con el gobierno de Miguel Díaz-Canel en Cuba dos convenios bianuales por 255 millones 873,177 pesos.

“Ambos tienen por objeto la contratación de médicos cubanos para ayudar en los hospitales públicos mexicanos. En ambos convenios bianuales el Ministerio de Salud de Cuba se compromete a garantizar que el personal enviado a México tienen total capacidad y experiencia. Según ellos dicen contar con la documentación que acredita como profesionales al personal que envía a nuestro país”, dijo el senador en su Twitter.

Sin embargo, ni el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) ni el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ni la Secretaría de Salud ni el gobierno capitalino proporcionaron información sobre los títulos profesionales de los 585 médicos cubanos que trataron a paciente con Covid-19 en México.

“(El gobierno de la CDMX dice) que no cuenta con la documentación que acredite a esas 585 personas como médicos, porque esa no es responsabilidad de ellos, sino del Ministerio de Salud de Cuba. Y es donde se contradicen, porque en ambos convenios bianuales, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México se dice responsable de tramitar el permiso para que estas personas puedan ejercer como profesionales de salud”, señala el panista.

 

14 de julio de 2021 Díaz-Canel: Dictadura para todos

Díaz-Canel: Dictadura para todos

La fórmula es de Miguel Díaz-Canel, el primer presidente castrista después de los Castro. Para Aina Vidal, la diputada de Podemos, la República de Cuba no es una dictadura, pero para quien sabe lo que se lleva entre manos, el dictador, se trata de una dictadura buena, incluso una “dictadura para todos”. Es verdad que improvisó a pie de calle estas palabras irónicas que sonarían a chiste si no fueran trágicos sus efectos. Lo hizo en el calor de su encaramiento con los manifestantes, en exacto estilo castrista, cuando se arremangó dispuesto a liarse a tortas, debidamente acompañado de su guardia personal, guayabera y bastón en mano.

Nada más democrático que un bien que no se lo quedan algunos, sino que se reparte entre todos. Aina Vidal no habría osado llegar a tal síntesis: España será una democracia fallida, como suelen decir sus amigos, pero Cuba es una dictadura democrática, se entiende que el grado más perfecto de la democracia. Ya lo habían inventado Lenin por la izquierda, con la dictadura del proletariado, y Franco por la derecha, con la democracia orgánica.

Han pasado cien años desde la instauración de la primera y más de ochenta de la segunda, todo lo sabemos sobre el Gulag y el Holocausto, las hipocresías occidentales con Franco, Salazar, Pinochet y los coroneles griegos y las orientales con Budapest, Praga, las purgas estalinistas o la mortandad del maoísmo y de Pol Pot. El socialismo real se evaporó, sustituido en los casos más lamentables por regímenes mafiosos y despóticos, y en los más eficaces, por la pérfida mezcla obtenida por China de lo peor del capitalismo y lo peor del comunismo. No importa, porque hay una izquierda que se ha quedado paralizada en el tiempo y en las ideas, incapaz de aprender de la historia y de abandonar la hemiplejia moral y política para condenar a los dictadores que consideran como suyos con la misma contundencia con la que condenan a los otros.

Cuba es un punto ciego para todas estas cegueras. Su socialismo se hundió cuando cesó el patrocinio de la Unión Soviética. Por empeño anticapitalista, no quiso apuntarse a la dudosa vía china que conducía a la democracia a través de la prosperidad. Perdió con Moscú la primera guerra fría y enlaza ahora directamente con la segunda, con Moscú al lado y Pekín al mando. Más que Joe Biden, que combate en su propio país por el derecho de voto, es decir, por la democracia, a Díaz-Canel le convenía el trumpismo, enemigo perfecto para mantener el desafío al culpable imperio americano.

La rivalidad de Biden está en China y en la eficacia de su sistema autoritario. De ahí la imprescindible ejemplaridad de las democracias de ambas orillas del Atlántico, especialmente de cara a su inmediato vecindario. Para preservar la hegemonía en el siglo XXI, Washington necesita un único rasero que pueda aplicarse a la vez a Cuba y Arabia Saudí, a Venezuela y Egipto. En vez de dictadura para todos, democracia para todos.

Fuente: El país.