Putin continúa lanzando sus amenazas nucleares veladas en un momento en el que las tensiones entre Washington y Moscú han llegado a un punto límite. El pasado 5 de octubre, el presidente ruso afirmaba que había probado con éxito un nuevo misil nuclear estratégico. En este sentido, señalaba que su intención pasaría por revocar la ratificación del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

«Se ha llevado a cabo con éxito el último ensayo del Burevestnik, un misil de crucero de alcance global con un sistema de propulsión nuclear», explicaba Putin durante un foro en la ciudad sureña de Sochi, añadiendo que el siguiente paso de Rusia sería la producción en masa de este tipo de arma.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *