site loader
29 de julio de 2022 Por qué pasas horas en TikTok, de acuerdo con expertos que estudian cómo el cerebro percibe el tiempo

Cualquier usuario de TikTok te dirá que el tiempo pasa volando mientras navega en la plataforma.

Un video se convierte en cinco. Estos en convierte en diez, para luego tener una fuente interminable de videos seleccionados de acuerdo a tus gustos que te aleja del aburrimiento.

Cuanto más tiempo pasas en la red social, más espeluznante parece predecir con precisión lo que quieres ver a continuación.

TikTok, al igual que las plataformas de redes sociales que lo precedieron, puede ser tan estimulante que los usuarios comienzan a experimentar algo parecido a la adicción. Algunos han tenido que eliminar la aplicación por completo para superar su hábito.

De acuerdo con investigadores que se especializan en psicología de la percepción del tiempo, estar en las redes sociales puede deformar nuestra capacidad de medir el tiempo.

Esto puede tener implicaciones de gran alcance, como tener una menor capacidad de concentración o afectar la vida social.

Hay una solución sencilla, dijeron los científicos a Insider. El único problema es que depende de la capacidad de un individuo para reconocer el problema, luchar contra su negación y establecer controles por sí mismo.

¿Por qué parece que el tiempo acelera cuando estás en TikTok?

Lazaros Gonidis y Dinkar Sharma, investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Kent, analizaron cómo las personas percibían el tiempo que pasan en Facebook .

Encontraron en un estudio publicado en el Journal of Applied Social Psychology que, en general, las personas subestiman el tiempo que pasan en Facebook.

Los hallazgos también pueden aplicar a TikTok, dijo Gonidis a Insider, potencialmente incluso más, ya que es una plataforma de ritmo más rápido.

«Pasamos los videos uno tras otro uno tras otro», dijo Gonidis. «Y luego, sin darnos cuenta, hemos pasado una hora o dos, en lugar de pasar 10 minutos».

Gonidis también estudia la percepción del tiempo en relación con los juegos y las apuestas por Internet. Lo que todas estas cosas tienen en común, dijo, es que las personas pueden usarlas para escapar de la realidad.

En teoría, esto no tiene nada de malo. Sin embargo, cuando algo es increíblemente entretenido y agradable —y no hay límite en nuestro uso—, le dedicamos más y más tiempo sin darnos cuenta.

En comparación, si alguien juega futbol durante una hora cada semana, su cerebro es bastante bueno para estimar esa duración y enviará señales para indicar cansancio y que el juego terminará pronto.

Con TikTok, las personas rara vez establecen ese tipo de límites. Cuando comienzan a usar la aplicación por primera vez, pueden ver cinco videos. Pero con el tiempo, esos cinco videos ya no serán suficientes para obtener el mismo golpe de dopamina.

«Tu mente ya no piensa que has visto cinco videos, no te envía esa señal de: ‘Oh, estoy satisfecho ahora que he visto mis cinco videos, debería pasar a otra cosa’», explicó. «Y luego, a medida que pasa el tiempo, seguimos pasando más y más tiempo».

Pronto, una hora en la aplicación parecerá nada para el usuario porque «el cerebro realmente no libera la misma cantidad de dopamina en esa cantidad de tiempo», añadió.

Los adultos pueden contrarrestar estas compulsiones con las responsabilidades de su día. No pueden pasar 12 horas al día en TikTok porque tienen que ir a trabajar y hacer sus tareas.

Un niño o adolescente no es tan culpable por su tiempo, por lo que puede ser mucho más susceptible a perder todo el día. Los estudios ya muestran que los comportamientos similares a la adicción están estrechamente relacionados con un peor rendimiento en la escuela y la universidad, señaló Gonidis, «así que ya conocemos algunas de las implicaciones».

Nuestros hábitos en TikTok y otras redes sociales pueden tener paralelos con la adicción

Ofir Turel, profesor de gestión de sistemas de información en la Escuela de Computación y Sistemas de Información de la Universidad de Melbourne, que se especializa en la psicología de los usuarios de tecnología, dijo a Insider que en muchos comportamientos adictivos, las personas pierden la noción del tiempo porque hay un diferencia entre el tiempo físico y lo que se conoce como «tiempo cognitivo».

Por ejemplo, un fumador que está tratando de dejar de fumar percibirá el tiempo que ha pasado desde su último cigarrillo como más de lo que realmente es.

Esto se debe a dos procesos en el cerebro: la excitación y la atención. La excitación indica cuán emocionados estamos por una actividad y la atención significa cuán capaces somos de contar unidades de tiempo mientras la hacemos.

En un estudio realizado por Turel y sus colegas Damien Brevers y Antoine Bechara, publicado en el Journal of Psychiatric Research en 2018 , encontraron que las personas con síntomas similares a la adicción a las redes sociales mostraban un sesgo de percepción del tiempo mucho más fuerte.

Percibían que la tarea que estaban haciendo, donde se vieron obligados a pensar en las redes sociales pero se les impidió usarlas, les llevó mucho más tiempo.

«La otra cara de esto es que cuando están haciendo otra cosa que les impide usar TikTok, digamos que están atrapados en clase y tienen que escuchar a un maestro hablar durante una hora, puede parecerles más tiempo y más aburrido de lo que realmente es», dijo Turel.

La lucha por recuperar nuestra capacidad de atención y percepción del tiempo también es difícil. Esto es porque nos enfrentamos a plataformas diseñadas específicamente para que pasemos tiempo en ellas.

Todas las compañías de redes sociales están luchando por nuestra atención, agregó Turel, «bombardeándonos» y usando «trucos psicológicos sucios».

«Se les permite hacer eso», dijo. «Al final del día, nosotros, como sociedad, debemos aprender a vivir de manera más responsable con estas tecnologías».

Lo que los usuarios pueden hacer para controlar su compulsión por las redes sociales

Las empresas de redes sociales deberían asumir cierta responsabilidad en el papel que desempeñan para lograr que las personas pasen más y más tiempo en sus plataformas, dijo Gonidis.

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las empresas «evitarán tomar cualquier medida durante el tiempo que puedan».

Hay maneras saludables de usar aplicaciones como TikTok, al igual que las personas pueden beber alcohol o apostar de manera responsable.

No obstante, esa responsabilidad actualmente recae en el individuo, y «no todos los usuarios serán conscientes de lo que les está pasando», dijo.

En la investigación de Turel, su equipo descubrió que si a un grupo de usuarios de redes sociales se le mostraba la cantidad de tiempo que pasaban en ciertas aplicaciones, reducían su uso la semana siguiente.

Lo que eso muestra es que las personas generalmente se sorprenden por su uso y se vuelven conscientes una vez que realmente se han enfrentado a su comportamiento.

En general, es una cuestión de motivación y de hacer que las personas se enfrenten a la manera en que usan aplicaciones como TikTok. La gente tiende a pensar que sus hábitos son benignos, por lo que no tienen el incentivo para cambiar.

“Si quieren, si reciben la información correcta, podrían controlar el uso de las redes sociales”, dijo. «No todo el mundo, pero la mayoría de la gente puede».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.