Elementos de la Guardia Nacional dispararon en contra de un grupo de personas migrantes que se encontraban pernoctando debajo del Puente Internacional Paso del Norte, a unos metros de la frontera con Estados Unidos, en los primeros minutos del 26 de julio, de acuerdo con testimonios y videos con imágenes del hecho.

Los migrantes se encontraban durmiendo sobre cartones y cobijas acomodados casi frente a las instalaciones del Consejo Estatal de Población (COESPO) y junto a las vías del tren, en la zona Centro, cuando llegaron los agentes de la Guardia Nacional para ordenarles a gritos y con disparos que se retiraran del lugar.

Algunos de los elementos golpearon a migrantes y realizaron unas nueve detonaciones de sus armas. En el sitio se encontraban niños, niñas, mujeres, algunas de ellas embarazadas, así como hombres, de acuerdo con testimonios..

En uno de los videos grabados por los migrantes se observa a varias personas caminando junto a las vías del tren cargando cartones, retazos de tela y almohadas, tras haber recibido la orden de quitarse del lugar.

En el minuto 1:50 del video se escuchan que los migrantes empiezan a gritar porque presuntamente algunos de ellos estaban siendo golpeados por los uniformados.

En el minuto 2:06 quedó grabado el sonido del primer disparo, al parecer proveniente de un arma larga que cargaba un elemento de la Guardia Nacional uniformado. Al mismo tiempo las personas gritaban “vámonos, vámonos”.

En otro momento se escucha “están pegándole a la gente”, “grábenlos”, “mal paridos”.

“El tren se para aquí en está área, entonces vinieron los policías y les dijeron sálganse, sálganse de aquí, había personas que estaban dormidas. Entonces los agarraban a patadas y empujones, y ya después empezó a hacer la tirazón, a disparar. Hacían disparos al aire, hay muchas personas que las piedras que levantaron los tiros, les pegaron, salieron cortados, lastimados, la verdad es algo bien feo”, dijo Eli H. B. C. originario de Honduras y quien lleva dos meses en Ciudad Juárez esperando poder cruzar a Estados Unidos.

Otros migrantes explicaron que no estaban bloqueando el paso del tren, solo estaban durmiendo cerca de las vías ferroviarias por no tener donde pasar la noche. El lugar prácticamente se ha convertido en un campamento improvisado donde los extranjeros esperan para cruzar la frontera e internarse a Estados Unidos.

“Llegaron los policías nacionales, o sea la Guardia Nacional, estábamos todos del lado mexicano, pero debajo del puente y llegaron agresivos. Muchos de nosotros, venezolanos, nos molestamos porque nos trataron como animales y no deberían creo que deben tener un poco más de respeto y no fue así”, señaló un venezolano que pidió la reserva de su nombre por miedo.

Dijo que uno de los elementos de la Guardia Nacional agredió a un venezolano y luego los migrantes se pusieron a lanzar piedras, “la molestia de los migrantes fue que agredieron a un venezolano. Minutos después empezaron a lanzar balas (Guardia Nacional)”.

El ataque a balazos se registró después de la una de la madrugada, unas horas antes la visita oficial de Richard Verma, subsecretario de Estado de Administración y Recursos de Estados Unidos; de Ken Salazar, embajador estadounidense en México para tratar el tema migratorio con la gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván.

La agresión contra las personas en situación de movilidad sucedió casi frente a las oficinas de COESPO, justo donde los funcionarios de Estados Unidos ofrecieron una conferencia de prensa a las 12:00 horas de este miércoles.

Hasta ese lugar llegaron algunas personas migrantes y se apostaron en el exterior con la esperanza de poder hablar con el embajador o algunos de los funcionarios de Estados Unidos.

Sin embargo, la presencia de hombres que vestían traje y corbata, que al parecer formaban parte de la seguridad de los funcionarios, les impidió acercarse al momento que la comitiva salió de la oficina del gobierno estatal.

“Pedimos una ayuda, nada más que nos dejen pasar, llevamos niños. Anoche aquí se prendió una balacera, ni Dios lo quiera nos afecta a cualquiera de nosotros. Somos migrantes, venimos de lejos, pasamos una travesía muy difícil. Por Dios ayúdennos… acá hubo una balacera con los militares, estábamos dormidos”, dijo Alí J. quien relató que al momento de los disparos se ocultó para proteger a sus hijos.

En el lugar, sobre el concreto, quedaron marcados al menos dos de los impactos de bala, se pudo corroborar en un recorrido realizado la mañana de este miércoles por la zona de la agresión.

Las personas migrantes han sido desalojadas de diversos espacios públicos donde se han instalado en la ciudad, en espera de poder cruzar a Estados Unidos.

El pasado 22 de mayo fueron desalojados quienes permanecían en un campamento instalado en la banqueta de alrededor del edificio de la presidencia municipal, frente a la estación del Instituto Nacional de Migración (INM) clausurada tras el incendio del pasado 27 de marzo que causó la muerte de 40 personas extranjeras.

El 27 de noviembre del año pasado, las autoridades también deshicieron el campamento que se había instalado de forma natural frente al río Bravo a la altura de la colonia Bellavista, donde las personas migrantes procedentes de Venezuela permanecían desde mediados de octubre a la espera de cruzar a Estados Unidos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *