Fiscalía es complaciente”, escribió el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), luego de que un juez concediera la libertad condicional al general José Rodríguez Pérez, acusado de delincuencia organizada y presuntamente ligado a la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2015. Se trata del general de mayor rango que es procesado en el caso.

En la audiencia que concluyó en la madrugada del sábado, el juez modificó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa a libertad provisional, debido a que consideró que no existe riesgo de que el mando pudiese evadirse de la justicia.

El general Rodríguez, quien permaneció dos años en prisión, deberá pagar una fianza de 50,000 pesos y comparecer para firmar cada 15 días. Además tendrá prohibido salir del país y acercarse a las víctimas. Está retenido actualmente en la prisión del Campo Militar 1-A. Su caso se suma al de Rafael Hernández Nieto, otro general también liberado desde 2023, y quien recibió un amparo luego de que la FGR buscó impugnar su libertad condicional. También a los 8 militares liberados, reaprehendidos y nuevamente puestos en libertad, entre enero y mayo de este 2024.

En 2022 el extitular de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa (CoVAJ), Alejandro Encinas Rodríguez, acusó al general José Rodríguez Pérez de ordenar el asesinato y desaparición de seis de los 43 normalistas, que se presume se habrían mantenido con vida cuatro días después de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

En la relatoría del caso que presentó el gobierno federal en noviembre del año pasado, mantiene el señalamiento a Rodríguez por su presunta vinculación con Guerreros Unidos.

“Derivado de diversas declaraciones de distintos testigos, así como mensajes de texto aportados por la DEA, se vinculan con Guerreros Unidos el entonces Coronel José Rodríguez Pérez, Comandante del 27 Batallón de Infantería con sede en Iguala, el Capitán José Martínez Crespo y el entonces Coronel Rafael Hernández Nieto, Comandante del 41 Batallón. Conforme a estas declaraciones, algunas brindadas en procesos judiciales en Estados Unidos, estos elementos recibían dinero de Guerreros Unidos, proveían armas y municiones, facilitaban el trasiego de drogas y brindaban protección al grupo delictivo”, señala el documento.

Hasta el momento, los únicos militares que quedan en prisión son el capitán José Martínez Crespo, el subteniente Fabián Pirita Ochoa y el sargento Eduardo Mota Esquivel.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *