site loader
4 de agosto de 2022 #AbrazosNO.Balazos: Van 13 periodistas asesinados y México 1er lugar en el mundo
Nuestros periodistas caidos por hablar con la verdad y señalar actos de corrupcion, narcotraficos, fraudes o sistemas llamados como narco-gobierno:
1.José Luis Gamboa.
2.Margarito Martínez.
3.Lourdes Maldonado.
4.Roberto Toledo.
5.Heber López.
6.Jorge Camero.
7. Juan Carlos Muñiz.
8.Armando Linares.
9.Luis E. Ramírez.
10.Yesenia Mollinedo.
11.Sheila García.
12.Antonio de la Cruz.
13.Ernesto Méndez.
La impunidad prevalecientes en el País es quizá un factor determinante al igual que la corrupción de gobernantes y funcionarios públicos, aunado a los perceptibles vínculos de estos con el crimen organizado y en algunos casos un visible narco – gobierno.
En esta ocasión enfatizamos el tema hacía nuestros compañeros periodistas caídos, pero en realidad los Policías, Defensores de Derechos Humanos y Activistas también tienen cifras récord mundiales de asesinatos en nuestro México en el período gubernamental de Andrés Manuel López Obrador .
Las Sistema de Mecanismo de Protección establecido más que dar mucho a desear, de muy poco, casi nada sirve para quienes portan los «botones de pánico» y lo que es peor, ahora para otorgarte uno, los agentes del MP y/o las fiscalías y dependencias encargadas para esto, se la piensan y te piden requisitos similares a los que solicitan a una mujer que va y denuncia violencia Intrafamiliar y que su marido la golpea, aunque llegue moreteada y sangrando, aunque sea recurrente el hecho, si sus golpes y heridas no duran más de 15 días en sanar, la envían de nuevo con su victimario, argumentando que «no pueden hacer nada», que «regrese cuando el agravio sea mayor», mientras tanto, en su casa, la víctima sigue siendo amenazada, agredida y golpeada hasta que su atacante se harte de hacerlo o hasta que decida terminar con su existencia.
De similar manera los periodistas amenazados en México, diariamente salen de sus casas a laborar, sabiendo que desde el momento en que abren la puerta de su casa, afuera y por los últimos atentados perpetrados, pueden encontrarse con uno o varios sicarios contratados para arrebatarles la vida.
Lo más indignante es que hoy por hoy no existe autoridad ni institución gubernamental alguna que realice una investigación concienzuda y científica para identificar y detener a los asesinos, presentarlos ante la ley y ser juzgados junto con los responsables intelectuales de los crímenes .
Respecto a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) lo único que realmente podemos mencionar es que tiene un visible interés en participar con la Protección de Periodistas amenazados, cuenta con la 5ta. Visitaduria con sede en el Estado de Sonora, dónde se da atención a casos específicos de quejas o denuncias provenientes de Periodistas, Activistas y Migrantes, ellos interceden con la Secretaría de Gobernación para los casos de protección en albergues de la Ciudad de México y hasta ahí llegan sus acciones ya que sus facultades solo son de observación y emisión de recomendaciones.
Por otra parte, quizás la más importante, la Sociedad Civil, los ciudadanos, sin saber a ciencia cierta porque, al parecer por el estratégico, constante bombardeo de elementos de división social, han perdido paulatinamente el sentido cívico – patriótico y poco les interesa lo que sucede en su entorno, mientras ellos en lo personal no se vean afectados, difícilmente se les vera cuestionar la indolencia e ineficiencia de los servidores públicos, el incremento de la violencia, la criminalidad, los desaparecidos, los asesinados, etc…
Decía Winston Churchill ex Primer Ministro de Inglaterra: «el gran problema de los Latinoaméricanos es que en vez de leer el periódico… Se limpian el culo con el».
Hoy todo tipo de esfuerzo periodístico real equivale a «tener la soga en el cuello»
Finalmente cabe señalar que es de vital importancia retomar la unidad social los valores cívicos, aplicar la ley y cuestionar severamente porqué nuestros servidores públicos no sirven y exigir cuentas claras a quienes elegimos para que nos sirvan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.