Ciudadanía comprueba con estudio la contaminación del río Chuvíscar

radio.distrito7

Desde principios del año, diversas organizaciones, entre las que destaca Salvemos los Cerros de Chihuahua, Cooperación Ecológica A. C. y Fridays for Future CUU, alzaron la voz para denunciar la contaminación que empresas provocan con sus descargas de agua residual en el río Chuvíscar. Por medio de quejas, exhortos en el congreso, denuncias, manifestaciones y campañas en medios de comunicación y redes sociales se hizo presión social a los tres niveles de gobierno, sin embargo estas medidas no bastaron para detener y revertir el gran daño al ecosistema del río que da origen a la ciudad de Chihuahua.

Debido a esta situación, el movimiento social y ambiental en defensa del río y la presa Chuvíscar decidió emprender una estrategia de captación de fondos con actividades comunitarias como toquines y bazares para pagar un estudio certificado y acreditado de las descargas a un laboratorio de primer nivel. Gracias a la unión de toda la comunidad, rifas, donaciones y deducciones de impuestos, se logró el pago de más de 20 mil pesos y se organizaron las brigadas para la toma de muestras de las descargas hace aproximadamente un mes.
Gracias al estudio acreditado, se pudo comprobar que las descargas en el río Chuvíscar por parte de la concesión a nombre de Grupo Inmobiliario Carne Mart, sobrepasa los límites máximos permitidos por parte de la Norma Oficial Mexicana 001 de CONAGUA – SEMARNAT en cuanto a contaminación de grasas y aceites, lo cual significa un grave riesgo en un ecosistema que desde 2018, el año en que fueron autorizadas las descargas por parte del gobierno federal, fue estudiado por parte del gobierno municipal para ser declarado área natural protegida en su modalidad de parque estatal, trámite que hasta la fecha no ha presentado avances.

El Río Chuvíscar, patrimonio ambiental e histórico.

Según las narraciones de la fundación de la ciudad de Chihuahua, los colonziadores se asentaron en la junta de dos ríos, el río Chuvíscar y el río Sacramento, que en ese momento abastecían de agua a los cultivos, actividades económicas y necesidades sociales de la población humana, tanto de origen colonial como pueblos indígenas, que desde hace cientos y tal vez miles de años, grabaron sus pinturas rupestres en el nacimiento del río, sitio arqueológico conocido como “Ojos del Chuvíscar”.

Sin embargo, debido a la contaminación ocasionada por las actividades económicas de la época, entre ellas, las haciendas de beneficios de mineral y la ganadería, los cuerpos de agua más cercanos al centro urbano ya no pudieron abastecer las necesidades de la población, por lo que desde hace cientos de años se tuvo que construir un acueducto que transportara agua desde las aguas del chuvíscar hacia lo que hoy es el centro de la ciudad.
Hace poco más de 100 años, el gobierno de Porfirio Díaz ordenó la construcción de la Presa Chuviscar, con el objetivo de asegurar el abastecimiento de agua potable para la creciente ciudad de Chihuahua, sin embargo, hace décadas los pozos reemplazaron a la presa en esta tarea, y fue utilizada por grandes empresas relacionadas a la producción y procesamiento de alimentos cárnicos que desechan sus desperdicios y aguas contaminadas en la zona, que además de guardar un gran significado histórico e identitario, es hogar de diversas especies de flora y de fauna en peligro de extinción, como tarántulas, pato mexicano, serpientes y más.

Peligrosos contaminantes

Investigaciones científicas concluyen que el peligro de la presencia de contaminantes de grasas y aceites en cuerpos de agua es un asunto grave. En palabras de una investigación científica de otro país:
<< (…) altas concentraciones de hidrocarburos y grasas y aceites (fueron) encontradas en varios puntos de este ecosistema, lo que afecta el paisaje (…), la vida acuática y terrestre y la salud del hombre, por lo que el seguimiento a este tipo de contaminación es de vital importancia para minimizar sus efectos.
Las grasas y aceites están asociados con afecciones respiratorias y de la piel, cuando se efectúa el contacto directo. Las grasas y aceites están asociados con afecciones respiratorias y de la piel, cuando se efectúa el contacto directo con estos químicos (…) >> *

Según una tesis del Instituto Politécnico Nacional, se desprende que es innegable que las grasas y aceites afectan los procesos biológicos y son una fuente de toxicidad que debe de evitarse para conservar la salud de los ecosistemas y de la población humana.**

Fuera de la ley

La descarga se encuentra fuera de los límites máximos permitidos lo que significa que se encuentra violando la ley de aguas nacionales, por lo que podría ser suspendida por las autoridades federales según el ARTÍCULO 92 de la mencionada ley, que establece:
«La Autoridad del Agua» ordenará la suspensión de las actividades que den origen a las descargas de aguas residuales, cuando:
II. La calidad de las descargas no se sujete a las Normas Oficiales Mexicanas correspondientes, a las condiciones particulares de descarga o a lo dispuesto en esta Ley y sus reglamentos;
La suspensión será sin perjuicio de la responsabilidad civil, penal o administrativa en que se hubiera podido incurrir.
Cuando exista riesgo de daño o peligro para la población o los ecosistemas, «la Autoridad del Agua» a solicitud de autoridad competente podrá realizar las acciones y obras necesarias para evitarlo, con cargo a quien resulte responsable.

Llamado al diálogo y a la protección

Por su parte el movimiento Salvemos los Cerros de Chihuahua se pronuncia por el respeto a la ley ambiental y declara que se encuentra abierto al diálogo con todos los sectores sociales para resolver los problemas de contaminación de la forma más adecuada sin promover la división entre la sociedad. El siguiente paso en el conflicto de la presa y el río Chuvíscar es buscar la defensa de este territorio mediante una declaración de área natural protegida, acción a la que se deben sumar los tres niveles de gobierno, el sector social y la iniciativa privada, debido a que río provee de agua y equilibrio ecológico y no podemos permitir perder este valioso sitio donde también se práctica el deporte, la sana convivencia, las ciencias y el arte.

Responder