La tenista Naomi Osaka, número 2 del mundo, se retira de Roland Garros por depresión

radio.distrito7

El domingo 30 de mayo, la japonesa Naomi Osaka venció en primera ronda de Roland Garros a la tenista rumana, Patricia Maria Tig. Después del partido, Osaka, tal y como había avisado anteriormente, no compareció en rueda de prensa. Esto le costó una sanción de 15.000 dólares, tras la que ha anunciado su retirada del torneo y temporalmente del tenis, después de estar casi 3 años bajo una depresión.

Durante casi 3 años, Naomi Osaka ha estado sufriendo depresión. En su autocuidado mental, la tenista japonesa anunció, la pasada semana que, en la presente edición de Roland Garros, no iba a dar ruedas de prensa.

Osaka cumplió con su amenaza el domingo, tras vencer su partido de primera ronda. No acudió a la rueda de prensa. Fue multada con 15 mil dólares y se llevó la reprimenda de la organización de Roland Garros, así como la amenaza de ser expulsada de futuros torneos.

En este clima de tensión, la cuatro veces ganadora de un Grand Slam ha optado por retirarse del prestigioso torneo.

«Creo que ahora lo mejor para el torneo, las otras jugadoras y mi bienestar es que me retire para que todos puedan volver a concentrarse en el tenis que se desarrolla en París», dijo la número 2 del mundo en un comunicado, reconociendo que su mensaje de no acudir a rueda de prensas no fue el mejor.

Osaka también se retira del tenis, de forma temporal

Además de retirarse del torneo, Naomi Osaka va a estar fuera de los terrenos de tenis durante un tiempo.

«Voy a tomarme un tiempo fuera de la cancha ahora, pero cuando sea el momento adecuado, realmente quiero trabajar con la gira para discutir las formas en que podemos mejorar las cosas para los jugadores, la prensa y los aficionados», dijo Osaka.

Para la tenista, los encuentros con la prensa le despiertan inseguridades y dudas en su juego: «A menudo nos hacen las mismas preguntas una y otra vez, o cuestiones que siembran dudas en nuestras mentes y, simplemente, no voy a enfrentarme a personas que dudan de mí», comentó.

Los problemas de salud mental empezaron en el US Open de 2018. Todo empezó después de que Osaka lograse su primer título de Grand Slam tras derrotar a Serena Williams.

La tenista estadounidense acusó de «racista», «machista» y «ladrón» al árbitro. La reacción del público norteamericano fue abuchear a Osaka durante la entrega de premios. Desde entonces sufre «enormes oleadas de ansiedad» antes de hablar con la prensa.

El mundo del tenis lamenta la retirada de la tenista

Desde la Federación Francesa de Tenis (FFT), su presidente, Giles Moretton, lamentó lo ocurrido en un comunicado: «Lo sentimos y estamos tristes por Naomi Osaka (…) Le deseamos la mejor y más rápida recuperación posible, y esperamos tenerla en nuestro torneo el próximo año».

Pese a la multa impuesta, desde la FFT alegan que los principales organismos del tenis están comprometidos con el bienestar de los atletas.

Por su parte, la Asociación de Tenis de Mujeres (WTA) dijo que la salud mental era una de las más altas prioridades de la organización. «Permanecemos aquí para apoyar y ayudar a Naomi de cualquier manera posible y esperamos verla de regreso en la cancha pronto», aseguraron en un comunicado.

También han reaccionado compañeras de profesión. La estadounidense Sofia Kenin, ganadora del Open de Australia y subcampeona de Roland Garros en 2020, dijo que no es fácil lidiar con los medios de comunicación, pero también dijo que forma parte de su trabajo.

«Hay expectativas desde el exterior, los patrocinadores y todos. Solo tienes que manejarlo de alguna manera. Debes tener un buen equipo a tu alrededor que te apoye», dijo la estadounidense.

Etiquetado: ,,

Responder